Mi visión de la literatura juvenil.

¡Hola!

Aquí estoy otro domingo más, esta vez para hablar de un tema que siempre parece candente: la comparación entre literatura juvenil y adulta.

Hace unas semanas corría por Twitter un artículo que menospreciaba a la literatura juvenil. No es la primera vez que ocurre. De hecho, es común incluso en la vida normal. Seguro que, si eres lector o escritor de juvenil, te ha pasado.

Pero no es ese artículo lo que me hace estar aquí contándote esto hoy. Ha sido este tweet de Alejandro Palomas donde habla de esa discriminación hacia las lecturas de juvenil.

¿Quieres saber mi opinión?

Literatura juvenil vs Literatura adulta

Esta entrada debería llamarse: el debate inexistente. ¿De verdad es necesario escoger? Si podemos tenerlo todo, por qué dedicarnos a algo en concreto.

Para mí, la diferencia entre la literatura juvenil y la adulta es la manera en la que se cuentan las cosas. Incluso aquí podría incluir a la literatura infantil, que en muchas ocasiones va asociada a la juvenil. Y digo que lo cambia es la manera de contar, porque creo que los temas a tratar pueden ser los mismos. De hecho, de esa idea sobre la literatura juvenil banal ya queda poco, cada vez son obras más profundas.

¿Por qué nos empeñamos en tirar por tierra a la literatura enfocada a los más jóvenes? Deberían preguntárselo aquellos que la rechazan.

En el tweet que he mencionado antes de Alejandro Palomas, se habla de cómo la literatura infantil y juvenil es el primer contacto que tienen muchas personas con el mundo de los libros. Habrá quienes empiecen con El Quijote, para gustos colores. Lo que está claro es que se menosprecia el criterio de lectores. Eso es un error.

¿Leer literatura juvenil te hace mejor o peor que leer literatura adulta? No. Es como el que elige leer siempre narrativa porque no le gusta nada la poesía. ¿Es peor lector? Simplemente prefiere un tipo de libros.

Hay personas que parecen ver la vida desde un mirador, por encima de los demás. Y claro, ¡cómo van a rebajarse a la literatura juvenil! Les sorprendería saber cómo son algunos de esos libros que tanto repudian.

¡Cuidado!, no todas las personas que tienen una opinión negativa comparten esta idea. El valor está en elegir. Cada uno tiene sus motivos y es libre de saber qué leer y cuándo leerlo.

Personalmente, leo tanto novela adulta como juvenil. Y escribo juvenil, aunque no descarto pasar a la literatura adulta en algún momento. Eso no hace ni que sea peor ni mejor lectora/escritora. Disfruto de los dos tipos de igual manera.

En la elección libre y en darle valor y tener respeto al resto de opciones, está la cuestión. Como en todo en la vida.

Y tú, ¿qué opinión tienes sobre este conflicto?

¡No te pierdas nada!

1 comentario en “Mi visión de la literatura juvenil.”

  1. Pingback: Candidato a mejor lectura 2021 | Escribiendo a Carla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *